ALGO TIENE QUE MORIR PARA QUE PUEDA RENACER LO NUEVO

Miedo a la pérdida y miedo al ataque, dos miedos humanos básicos. Miedo a perder la imagen y la idea de quien fui hasta este momento,incluso para mí mismo, y miedo a sentirme en riesgo ante esta posibilidad de refundarme, a veces sin saber por dónde empezar…

y quien soy ahora si no soy este que era..? ¿Cómo me defino? ¿De qué me agarro? Cómo reacciono si no es de esa manera que me acompañó hasta hoy? ¿Qué pasa si decido conscientemente qué relaciones ya no las quiero en mi vida, cuáles cumplieron su ciclo, para también agradecer y dejar partir?

Nunca lo que sucedió pudo haber sido de otra manera, pero siempre, siempre tenemos la posibilidad de elegir quiénes queremos ser de ahora en más. Libertad que nunca perderemos!

Bien vale animarse a mirar cuáles son esas creencias, vínculos, espacios, aspectos nuestros que ya no tienen nada que ver con la vida que queremos vivir hoy. Dejarnos morir un poquito para vivir más coherentes, íntegros y plenos.

Algo tiene que morir para que algo nuevo surja…

Abrazos,

Moni.

Y vos, podés reconocer qué aspectos de tu vida ya están obsoletos?

¡Si te gustó la nota te invito a compartirla!

Share on whatsapp
Compartir
Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Abrir chat
¿En qué te puedo ayudar?